El MUNDO PUBLICA:

 

MUNICIPAL | Se presentaron más de 1.716 personas para 30 plazas

La Síndica de Barcelona denuncia anomalías en las oposiciones a bombero

  • Cientos de aspirantes se quedaron fuera por un 9,6 como nota de corte
  • La Síndica cree veraz que el test estuviera previamente en manos de candidatos
  • Los sindicatos hablan de 'chapuza' y el Ayuntamiento se resiste a impugnarlo

 

 

La Síndica de Greuges de Barcelona, Assumpció Vilà, ha dado la razón a los aspirantes a bombero municipal que denunciaron irregularidadesdurante las oposiciones celebradas en marzo para una de las 30 plazas ofertadas y a las que se presentaron 1.716 personas.

Vilà ha emitido un informe en el que se posiciona en favor de los candidatos que alertaron sobre unas anomalías cuyo origen están en el test psicotécnico que dejó en la cuneta a la gran mayoría de candidatos. Apenas 211 de 937 personas alcanzaron la nota de corte del examen: un 9,6 sobre 10.

Fue precisamente lo elevado de la calificación lo que despertó las sospechas de decenas de aspirantes que en misivas enviadas al Síndic de Greuges, a la Síndica de Barcelona y al propio Ayuntamiento, exigían su impugnación. Con el informe de Vilà, los afectados pueden acudir ante la Justicia ordinaria.

En su denuncia aseguraban que una nota tan exigente sólo podía responder a que el test estuviera previamente en manos de algunos candidatos. De hecho, según añadían y así queda recogido en el informe de la Síndica al que ha tenido acceso este medio, el mismo examen se había utilizado en las oposiciones a la Guàrdia Urbana de años anteriores.

Vilà también hace suyo el argumento de que la "prueba debería haber sido invalidada" después de que, por un error admitido por el tribunal, se otorgarán a todos los aspirantes diez minutos más para realizar el examen.

La denuncia de los aspirantes fue recogida por los sindicatos y plataformas del colectivo de bomberos como un nuevo argumento contra un Ayuntamiento contra el que llevan años enfrentados -como prueba queda el boicot aplicado la semana pasada al inicio de campaña del propio Jordi Hereu-. Así, tanto CCOO como la Plataforma Bombers de Barcelona consideran que las oposiciones son un cúmulo de "chapuzas" de un Ayuntamiento "que ha demostrado de forma reiterada no estar a la altura del rigor, eficiencia y profesionalidad exigibles".

Ambos grupos, además, aseguran que los errores recogidos por la Síndica no son los únicos que han afectado gravemente a unas pruebas para las que los aspirantes se preparan durante años, tanto psicológica como físicamente. Según recuerdan, otro fallo del tribunal obligó a repetir el Circuito de Agilidad -una de las pruebas físicas- realizado el 27 de marzo porque el tribunal equivocó las medidas exigidas en uno de los obstáculos.

Fuentes municipales consultadas por este medio aseguran que, pese al dictamen de la Síndica, nada va a cambiar. El Ayuntamiento sigue dando por válida la prueba e intentará convencer a Vilà de que "revise sus conclusiones".

en su defensa, argumentan que la modificación del tiempo disponible para realizar la prueba fue una decisión del tribunal opositor, un "órgano soberano" en cuanto al devenir de la prueba. Asimismo, aseguran que el test nunca antes se ha utilizado "en unas oposiciones a bomberos".

Fuente:

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/05/12/barcelona/1305231663.html

 
 
 
Back to top